BLOG

Tratamiento dental en pacientes infantiles con Hemofilia A

Tras el Taller de realizamos el pasado mes de octubre sobre “Prevención y cuidados odontológicos en personas con hemofilia” con la Dra. María Manjón, muchos de nuestros socios se han preocupado por su salud bucodental y nos han preguntado sobre los cuidados dentales específicos para pacientes con hemofilia y sobre la importancia de la prevención y de mantener una boca sana desde la infancia.

Para dar respuesta a todas estas cuestiones os dejamos este artículo de la revista Labor Dental “Tratamiento dental en pacientes infantiles con Hemofilia A” redactado por la Dra. Manjón y otros odontólogos, en el que se realiza una revisión literaria de artículos para conocer las recomendaciones más actuales asociadas al tratamiento odontológico de pacientes infantiles con hemofilia.

Así, se concluye que el paciente infantil con hemofilia no presenta mayor prevalencia de caries, y se realizan las siguientes recomendaciones:

1.En el tratamiento periodontal subgingival debe incrementarse el factor de la coagulación deficitario y tomar medidas locales que eviten la fibrinólisis.

Tanto en los tratamientos periodontales subgingivales como en las extracciones múltiples es recomendable, en los tipos moderado y severo de la enfermedad, recurrir a la aplicación de los factores deficitarios, así como a antifibrinolíticos, lo que permite el tratamiento ambulatorio del paciente.

2. El tratamiento de la pulpa dental, total o parcial, es preferible frente a la extracción; teniendo especial cuidado durante la instrumentación en no sobrepasar el foramen apical.

3. El tratamiento ortodóntico del hemofílico es viable siempre que se asocie a técnicas de higiene profesional exhaustivas.

El tratamiento quirúrgico más habitual del paciente infantil hemofílico es la exodoncia del diente deciduo, y dependiendo del tipo de enfermedad se realiza a nivel hospitalario (moderadas y severas) donde se pueden controlar los valores de los factores de la coagulación, o ambulatorio. Pretratamiento, se debe reducir el proceso infeccioso médicamente, y establecer una adecuada asepsia bucal que debe repetirse pre-anestesia durante 2 m; si el enfermo presenta absceso dental refractario al tratamiento médico, se recomienda su hospitalización para drenarlo, recibiendo una terapia de sustitución del factor deficitario en el rango del 30 al 50%.

4. La rehabilitación protética dento-soportada deberá tener márgenes de acabado supragingivales.

La malo oclusión del niño hemofílico puede ser tratada con técnicas ortodónticas, recomendando la literatura la necesidad de instaurar tratamientos preventivos e interceptivos, debiendo asociarse el paciente a programas exhaustivos de higiene bucal pre y peri-tratamiento para reducir la incidencia de gingivitis. Igualmente el uso de coronas sobre dientes temporales afectados no tiene ninguna contraindicación, debiendo el profesional realizar un margen protético supragingival y hacer un mayor seguimiento periodontal.

5. Las exodoncias simples deben asociarse al uso de antifibrinolíticos tópicos, las múltiples irán acompañadas de la administración del factor deficitario.

El antifibrinolíco de elección es el ácido tranexámico, recomendándose su uso como enjuague postratamiento en concentraciones al 5% (solución de 10 ml), durante 2 m, 4 veces al día y 7 días, pudiendo, en la forma severa de la enfermedad, complementarse con el mismo producto por vía oral, reduciéndose significativamente las complicaciones hemorrágicas.

Como medidas coadyuvantes se recomienda aplicar frío local y presión en la zona tratada. Se debe informar al enfermo de que en caso de hemorragia debe contactar con su hematólogo par considerar el uso de concentrados del factor deficitario.

Ante un tratamiento odontológico invasivo, en la tipo “A” se administra pre-tratamiento concentrado de factor VIII inactivado vírico o recombinante cada 8 o 12 horas, con una duración post-tratamiento de hasta 2 o 3 semanas. En la tipo “B” se da factor IX cada 18-24 horas, asociado a protombina, antifibrinolíticos y desmopresina.

6. El manejo el dolor bucal se realizará con medicamentos que no afecten a la agregación plaquetaria del proceso de coagulación.

Esta patología genética que afecta a la coagulación sanguínea de los varones, obliga al odontólogo a conocer los diferentes métodos para mantener la hemostasia peri y post-operatoria. Por lo expuesto, se analizó el uso de las técnicas anestésicas y de los tratamientos dentales más habituales.

Los anestésicos locales deben infiltrarse lentamente para prevenir hematomas y favorecer la hemostasia zonal, evitándose técnicas tronculares, del suelo de la boca e infiltrativas de bloqueo del nervio lingual, recurriendo a anestesias intraligamentosas o intrapapilares asociadas a infiltrativas vestibulares.

7. Parece existir un mayor riesgo de infección en el hemofílico, recurriéndose para su control a los mismos antibióticos pautados en el sujeto sano.

Para mayor información os dejamos el artículo completo.

Compartir

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?