BLOG

DISFRUTE, APRENDIZAJE Y DIÁLOGO EN EL ENCUENTRO DE JÓVENES CON HEMOFILIA U OTRAS COAGULOPATÍAS DE ASHEMADRID

El pasado domingo 29 de septiembre nos reunimos en la entrada del parque de atracciones a las 11:30 para comenzar el encuentro de jóvenes con hemofilia u otras coagulopatías que realizamos cada año desde 2017.

Al encuentro asistieron chavales de entre 12 a 24 años, cada uno con una coagulopatía distinta, hemofilia, von Willebrand, portadoras de la enfermedad…

Como algunos de ellos habían acudido al campamento de Ashemadrid a principios de este mes, ya se conocían y ésta fue una oportunidad más de estrechar lazos y afianzar la amistad forjada en otras actividades.

La verdad es que comenzaron muy valientes montándose en las atracciones que más respeto provocaban, y es que estos chavales están acostumbrados a enfrentarse a situaciones vertiginosas que han tenido que superar, como los pinchazos de la administración del tratamiento, o las continuas visitas al hospital entre otras.

Después de pasar un buen rato por la mañana, repusimos fuerzas en el merendero para después reposar bien la comida con un tranquilo diálogo en el césped. Esta parte de la actividad, a cargo de la psicóloga María Ocete, trata de establecer un momento de coloquio en el que se pueda hablar en confianza sobre los miedos e inquietudes que produce la enfermedad a los chavales, de la misma forma que las atracciones provocan ese estado de inseguridad, esa sensación de ingravidez que suelen superar cuando se enfrentan al reto.

Surgieron interesantes debates entre ellos y además resolvieron dudas que tenían respecto a la enfermedad y que por diversos motivos nunca se habían atrevido a preguntar. Uno de los temas en los que María más incide en esta actividad es en la adherencia al tratamiento y su importancia para poder seguir realizando las actividades que más les gustan minimizando así los riesgos de sangrado y llevando una vida más normalizada. La mayoría ya están en una edad en la que cada vez más, se responsabilizan de su tratamiento y deben estar concienciados de la importancia que tiene su administración de forma regular.

Los más rezagados eran arrastrados por los más intrépidos a montarse en todas las atracciones posibles y es que al final en compañía y con el apoyo de otros es como mejor se enfrentan las cosas.

Y como no podía ser de otra forma, la actividad culminó entrando en la casa del terror, que actualmente está ambientada en la serie de ficción “The Walking Dead”. El miedo se percibía en la cola de la atracción pero se intensificó una vez dentro, y desde el primero momento no se separaron ni un momento sorteando los sustos de los zombies que aparecían de los lugares más insospechados hasta el último a la salida que nos esperaba con una motosierra en mano. Fue uno de los mejores momentos, que luego se comentaban entre risas a la salida, olvidando el miedo que se sentía dentro.

En definitiva, fue un encuentro muy divertido y fructífero, donde los asistentes pudieron afianzar su amistad y conocer a personas con las que no habían coincidido antes mientras además aprendieron cosas nuevas sobre la enfermedad y la gestión de los miedos que a veces les produce.

Compartir

Compartir en redes