ILUSIÓN, MAGIA Y DIVERSIÓN EN LA FIESTA DE REYES DE ASHEMADRID

El pasado 6 de enero, Sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar no pudieron regresar a Oriente sin hacer su tradicional parada por el Hospital Universitario La Paz.

Más de 50 niños, acompañados de sus familiares, acudieron a la fiesta llenos de ilusión, y no era para menos ya que había muchas sorpresas esperándoles.

En primer lugar, como también es tradicional, Tomás Sarabia inauguraba la celebración dedicándoles unas palabras a los asistentes.

Dña. Esther Rey Cuevas, Directora de enfermería del Hospital La Paz, quiso acompañarnos en este día tan especial y no perderse ningún detalle desde la primera fila.

No se demoró en llegar una de las piezas clave en esta gran fiesta, el gran Jaime Figueroa, que aunque no es Rey, es uno de los mejores magos y de los más queridos por todos los socios de ASHEMADRID.

Como siempre, hizo una entrada triunfal y animada, los niños se emocionaban al verle porque sabían que iban a pasar un rato muy divertido. A Jaime le encanta la interacción con el público en sus actuaciones y hace partícipes a niños y mayores de cada una de sus ocurrencias.

Algunos de los peques además pudieron ser protagonistas de la magia del maestro Figueroa asistiendo en algunas partes de la función y viendo de cerca cosas que eran inexplicables a los ojos de cualquiera.

No sólo los pequeños disfrutaron de la función, los mayores reían a carcajadas y alguno también fue partícipe de los trucos y bromas de Jaime.

Sin duda un artista perfecto, que entretiene a partes iguales a niños y mayores haciendo que toda la familia disfrute por igual del espectáculo.

Y entonces…se abrieron las puertas para recibir la llegada de Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente y sus Pajes Reales, no menos importantes ya que sin su ayuda los Reyes no darían abasto.

Lourdes Pérez, Gerente de Ashemadrid,  ayudó a los Pajes Reales llamando a cada niño  ordenadamente para que pudieran recibir el regalo tan merecido, ya que nos consta que todos han sido muy buenos.

Los Reyes quisieron que además de un juguete, todos los niños tuvieran un libro, fomentando así el hábito de la lectura desde pequeños, potenciando su imaginación.

Un día cargado de ilusión y emotividad en el que los niños disfrutan y ven el Hospital con otros ojos.

Los Pajes Reales y los Reyes se pudieron hacer muchas fotos para que todos pudieran inmortalizar ese día tan especial.

Muchísimas gracias a todos los socios por su cariño y a los Reyes y Pajes por dedicarnos un rato de compañía por la mañana repartiendo ilusiones.

Por supuesto queremos agradecer también al gran Jaime Figueroa por ser tan fiel a Ashemadrid y no querer perderse ni un año un día como este.

Comienza un nuevo año, así que ya debéis portaros bien para que los Reyes puedan portarse tan bien como este año

 

Compartir Árticulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email