Así fue el Taller de Formación en Voluntariado con Ashemadrid

El pasado 15 de diciembre, celebramos el Taller de Formación en Voluntariado con Ashemadrid, gracias a la convocatoria de subvenciones del 0,7% del IRPF de la Comunidad de Madrid.

La actividad comenzó a las 18:00h y tuvo como formador a Iván de la Plaza, trabajador social de Ashemadrid.

El primer paso fue definir el concepto y adaptarlo a lo que en Ashemadrid entendemos por voluntariado como una acción altruista por parte de una persona que desea emplear parte de su tiempo libre a la acción social, enmarcada dentro del colectivo diana de la entidad, en este caso, personas con coagulopatías congénitas como la hemofilia, comprometiéndose a participar en las acciones que realiza la entidad de su disponibilidad y preferencias.

El compromiso social, entendido como la conciencia humanitaria y la sensibilización de la causa a la que vas a prestar tu ayuda, son dos aspectos fundamentales a la hora de poder contar con la motivación necesaria y que ésta aporte un valor bidireccional, ya que no sólo aporta beneficio a la entidad a la que contribuye sino también a la persona que la realiza, intensificando las habilidades propias, adquiriendo nuevas y por supuesto satisfacción personal.

Iván hizo un repaso por el marco jurídico de esta actividad, La Ley 45/2015 de 14 de octubre, una ley que regula el voluntariado a nivel estatal y que en su artículo 3 expone que la acción voluntaria debe tener características como un carácter solidario, asumida voluntariamente, sin contraprestación económica y debe ser realizada a través de una entidad.

Las personas voluntarias tienen una serie de derechos y deberes que recoge esta ley, como derecho a la información, a disponer de los materiales necesarios proporcionados por la entidad, formación específica en la materia, igualdad sin discriminación por etnia, sexo u otra característica, la participación en los programas de voluntariado, y disponer de seguro entre otras.

Pero no hay que olvidarse de los deberes, ya que los voluntarios deben cumplir sus compromisos, actuar con diligencia, participar en las tareas previstas, seguir las instrucciones y cuidar los recursos materiales.

A continuación, Iván hizo una breve presentación de la entidad, su creación y su objetivo principal, desglosando ese objetivo en 4 áreas principales de actuación de la figura del voluntario en Ashemadrid.

El servicio de guardería es una de estas áreas, en la cual el objetivo principal del voluntario es velar por el cuidado y entretenimiento del menor que acompaña a su familia a una actividad en la que él no puede participar.

La asistencia y apoyo en actividades es otra de ellas, en la que el objetivo principal es actuar como refuerzo de los trabajadores en actividades que necesitan de muchas manos para poder llevarla a cabo.

La sensibilización consiste en dotar a la sociedad de conocimiento sobre la hemofilia, en esta área los voluntarios funcionan de medio para conseguir que esta enfermedad tan desconocida para muchas personas deje de serlo, con la ayuda de los folletos de la asociación, nuestros voluntarios cada año acuden a nuestro stand para informar a los viandantes, haciendo que la hemofilia sea más conocida y eliminando creencias erróneas y estigmas sobre ella.

Por último, el ocio y tiempo libre es la última área de actuación, en el cual los voluntarios realizan una labor mucho más proactiva, acompañándonos en convivencias y campamentos. En estas actividades, se requiere una actitud mucho más proactiva y de dotes para el cuidado infantil. Desde la realización de manualidades a la práctica de actividades físicas y recreativas en grupos, los voluntarios deben tener en cuenta muchos factores que Iván contó a los asistentes, tales como el tamaño del grupo, la edad, si se conocían de antes entre ellos o no, el contexto, las adaptaciones por discapacidad, etc.

Iván dio ideas a los participantes sobre diseño de actividades con adultos y niños tanto de carácter físico-lúdico como manualidades, ofreciendo pautas y compartiendo su experiencia.

Finalmente acabó con una frase de Eduardo Galeano que representa muy bien el poder de la acción voluntaria “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”

 

Compartir Árticulo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email